noticia

Investigadores de la UCA presentan en Sevilla el informe GEM Andalucía 2016 21 Septiembre 2017


Los datos del Global Entrepreneurship Monitor sitúan a la comunidad andaluza en primera línea de iniciativas emprendedoras, aunque las cifras de empresas consolidadas se reducen

Investigadores de la Universidad de Cádiz han facilitado hoy los principales resultados obtenidos del informe GEM Andalucía 2016, que sitúan a la comunidad andaluza en la primer línea de iniciativas emprendedoras (un 6% sobre media nacional del 5,2%), aunque el número de personas inmersas en un proyecto empresarial con más de 42 meses es del 3,1%. El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, en compañía del presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, y el profesor de la UCA José Ruiz Navarro ha presidido esta mañana en Sevilla el acto de presentación del Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Andalucía 2016.

El informe GEM es un observatorio sobre emprendimiento que integra una red mundial de más de 500 expertos e investigadores procedentes de más de 100 países y 300 universidades o instituciones investigadoras. Su objetivo es hacer que la información de alta calidad sobre la iniciativa emprendedora esté disponible para el mayor público posible a través de la realización de más de 200.000 encuestas a la población mundial cada año. En Andalucía, se desarrolla desde el año 2003 por un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz, liderado por el catedrático José Ruiz Navarro junto a los profesores doctores José Aurelio Medina Garrido, Salustiano Martínez Fierro y Antonio R. Ramos Rodríguez, y cuenta con el apoyo de la Cátedra de Emprendedores de la UCA y la Fundación Pública Andalucía Emprende.

Andalucía, como ha informado el profesor Ruiz Navarro, concentra al 21% de la población emprendedora de España, seguida de Cataluña y Madrid. Las tres comunidades juntas concentran el 59% del total del número de personas emprendiendo. En el proceso emprendedor, GEM distingue tres grandes etapas. La primera identifica la fase de emprendimiento potencial (personas que aún no han iniciado la creación de la empresa, pero tienen intención firme de hacerlo en los próximos tres años). En nuestra región alcanza al 7,1% de la población, dobla la cifra de 2007 y supera la media de España (6,1%). La segunda fase, la etapa que va desde el inicio del proyecto empresarial hasta los 42 meses, se evalúa con la denominada Tasa de Actividad Emprendedora (TEA). En esta etapa estuvo involucrada el 6% de la población andaluza, porcentaje superior al de España (5,2%), y que colocó a la región como cuarta comunidad más emprendedora en términos relativos. Y en la tercera, del proceso se analiza la consolidación empresarial, midiendo el número de personas inmersas en un proyecto empresarial con más de 42 meses de vida. En el caso andaluz, es el 3,1%, un valor que la sitúa por debajo del 6,2% de España. Este resultado “podría ser consecuencia de las debilidades que muestran una parte significativa de las iniciativas, especialmente en los años posteriores a la crisis. Esta situación ha provocado que las iniciativas que surgieron estaban motivadas más por la necesidad de los promotores ante el alto desempleo y menos por motivos de oportunidad y valor añadido”.

Asimismo, este estudio aporta un acercamiento al perfil del emprendedor andaluz que sería hombre (56%), con una media de 40 años y sin estudios universitarios, aunque en los últimos tiempos esta formación ha aumentado llegando al 38% de la población emprendedora. La mayor parte de las iniciativas emprendidas son “proyectos unipersonales con escasa perspectivas de crecimiento, bien por la intencionalidad del promotor, por la escasez de recursos o por la falta de capacidad empresarial”. No obstante, hay un 17% que piensa generar más de cinco empleos a cinco años vista. El 57% de las mismas se orientan al consumo y más de la mitad prevén una intensa competencia que puede ser debida a su insuficiente capacidad tecnológica y de innovación.

Las principales debilidades que se aprecian en el entorno para emprender se refieren a la educación primaria y secundaria, especialmente a la formación relacionada con la economía de mercado, la empresa y las capacidades creativas; la burocracia y trámites en las diferentes administraciones, las tasas y escasa coordinación son barreras que se repite de otros años y la falta de financiación adecuada para los proyectos.

Como innovación en el informe GEM Andalucía de este año se han incluido cinco casos que muestran ejemplos de buenas prácticas: 47 Degrees (empresa spin off de la Universidad de Cádiz), Inés Rosales, Green Ray, El Parque Tecnológico de la Salud de Granada y Sevilla Capital Inteligente.

Entre las numerosas ideas para la acción que se desprenden del informe, destacan las orientadas a reforzar el capital humano de la población andaluza. Así, se alude a la necesidad de renovar el discurso, pasando del énfasis que se ha puesto en años pasados en el emprendedor a una mayor atención a la creación de empresas de alto potencial de crecimiento. Para ello, se apunta a una mejor coordinación de las políticas, acciones y medidas que incluya a los diferentes agentes sociales que intervienen. La “imprescindible generación de capacidades empresariales pasa por una atención preferente al sistema educativo y a la universidad, a la transferencia de conocimientos y a resolver las barreras que el difícil acceso a la financiación supone”. Por último, para poder impulsar el proceso de crear más y mejores empresas, es “imprescindible tener un sistema de medición de resultados que permita conocer, comparar y aprender de otros territorios”.

Informe GEM Andalucía 2016