noticia

Expertos de la UCA trabajan en nuevos métodos de identificación de acelerantes utilizados para provocar incendios 10 agosto 2018


Estos estudios permitirán establecer nuevas vías de investigación policial sobre los elementos causantes de los incendios  intencionados o por negligencia. Usan la técnica HS-MS Nose o nariz electrónica

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cádiz, coordinado por la profesora Marta Ferreiro, del departamento de Química Analítica, en colaboración con entidades como el Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz, el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Sevilla, el grupo INQUIFOR de la Universidad de Alcalá de Henares o la empresa Crimseyder Group SL (vinculada a la Odorología Forense con perros de seguridad), trabajan en el desarrollo de innovadores métodos de identificación de acelerantes o activadores comúnmente utilizados para provocar incendios mediante el empleo de técnicas espectroscópicas que requieran una mínima o nula preparación de la muestra y que están demostrando ser bastante efectivos.

El fenómeno de los incendios, especialmente forestales, se ha convertido en uno de los grandes problemas ecológicos y sociales que sufre la sociedad. La cantidad de pérdidas no sólo económicas, sino también ecológicas y de vidas humanas ocasionadas por un incendio, hace eminente la necesidad de investigar el origen de los mismos. En concreto, si tenemos en cuenta que la mayor parte de los incendios son causados por la actividad humana, bien actuando de forma intencionada o por negligencia, y que muchos de estos quedan sin resolver. Los incendios provocados son uno de los delitos más difíciles de esclarecer, ya que en la mayoría de los casos sólo existen indicios circunstanciales, las pruebas se consumen con el fuego y generalmente no hay testigos.

En España, provocar un incendio es un delito duramente penado que puede conllevar a condenas de hasta 20 años en prisión. Por esta razón, la investigación de incendios se considera una especialidad dentro de las Ciencias Forenses y la Criminología, cuyo objetivo principal es la determinación del origen y causa del incendio. Uno de los puntos de mayor interés, en las investigaciones de los incendios, subrayando los “presuntamente provocados”, está en la identificación de los acelerantes o restos de los mismos que son comúnmente utilizados para provocarlos, siendo éste el objetivo principal cuando existe indicios de que ha sido provocado y/o existe un sospechoso.

Por definición “un acelerante o activador de incendio” puede ser cualquier material que es usado para iniciar, mantener o aumentar la propagación de un fuego. Aunque existen muchos productos que pueden funcionar como acelerantes de incendios, los más comunes son los líquidos inflamables y en particular, los derivados del petróleo o combustibles como la gasolina, el diésel o queroseno, ya que están al alcance de cualquier persona, son relativamente baratos y fáciles de transportar.

Una de las técnicas que están utilizando estos expertos, dada la naturaleza volátil de las muestras objeto de estudio, es la HS-MS eNose (nariz electrónica basada en el espacio de cabeza y acoplada a un detector de masas). Se trata de una novedosa alternativa a los métodos convencionales utilizados con el mismo fin dada su rapidez y bajo coste económico y medioambiental. HS-MS eNose es una técnica limpia que no utiliza ni disolventes ni reactivos, por lo que puede ser considerada como una técnica de la “química verde”. Además, es rápida, de bajo coste y fácil de manejar, y por lo tanto no requiere de un personal especializado. Entre sus ventajas se encuentra el hecho de que no necesita ningún tipo de acondicionamiento de los sensores a diferencia de otro tipo de narices electrónicas.

Pero además de la HS-MS eNose, desde la UCA se trabajan en otras técnicas muy diversas para lo que es necesario llevar a cabo simulaciones con muestras de acelerantes, sin degradar, adheridas a distintos tipos de superficies y materiales, muestras en agua (agua salada y agua dulce) simulando vertidos en costas, ríos y océanos, y muestras quemadas, simulando patrones reales de incendios.

El objetivo final de esta investigación es la identificación o caracterización de acelerantes de incendios, bien de forma completa, o bien mediante una clasificación dentro de algún grupo que permita obtener información sobre la responsabilidad del incendio y así poder ayudar en la investigación policial. Por ello, independientemente de las técnicas analíticas utilizadas, la finalidad es interpretar la señal obtenida y poder así caracterizar la muestra. Por esta razón, una parte importante del proyecto se centra en una exhaustiva interpretación de los resultados y desarrollo de métodos quimiométricos que permitan convertir las huellas espectrales en información útil para poder diferenciar los distintos activadores.

La profesora Ferrerio, perteneciente al grupo de investigación AGR-122 del PAIDI, coordina un grupo de expertos que también están usando nuevas técnicas espectroscópicas para comparar los resultados obtenidos con los métodos de referencia utilizados actualmente por los laboratorios forenses.